Madera

PUERTAS DE MADERA

Las puertas de estos muebles de cocina son de madera maciza o madera combinada con rechapado y se caracterizan por estar fabricadas por un material natural que las hace únicas.

Si es una buena madera pueden durar siglos, siempre y cuando sean limpiadas con frecuencia y materiales adecuados (limpiadores y ceras especiales).

Los modelos de puertas de madera ofrecen la posibilidad de elegir entre numerosos acabados de maderas y tonos de barniz.

En el mercado podemos encontrar gran variedad de diseños no sólo clásicos también los hay modernos. La madera, además posee la ventaja de ser un producto ecológico, si procede de bosques certificados.

Para el acabado, al igual que las puertas rechapadas, se utilizan barnices de poliuretano o acrílicos.

Si desea más información no dude en contactar con nosotros.

Laminados

PUERTAS LAMINADAS

Los muebles laminados se componen de un tablero de aglomerado recubierto por un lámina estratificada conocida como formica, que puede ser lisa o tener una pequeña rugosidad o textura según el diseño escogido.

Los muebles de cocina laminados son hoy en día, los más utilizados. Las principales ventajas que ofrecen son la durabilidad de los tonos y los colores, ya que no se alteran con el paso del tiempo,  resisten al impacto y al calor. Es el material  de mejor y fácil mantenimiento y limpieza,  y probablemente el de mayor durabilidad.

Son puertas lisas (algunos laminados tienen una ligera rugosidad por motivos meramente estéticos). Si quiere tener más información puede concertar una cita y podremos explicarle con más detalle y ver los modelos existentes.

Lacas

PUERTAS LACADAS

A las puertas de estos muebles de se le aplican varias capas de pintura de poliester y un acabado que puede ser acrílico o poliuretano. Las puertas lacadas pueden tener diferentes acabados: brillo, mate y texturado.

La belleza de la laca es que la superficie quede uniforme y satinada. La laca es fácil de rayar, resiste poco los golpe, pero al contrario que otros materiales sintéticos, estas puertas se pueden reparar. Si  les da el Sol pueden tender a cambiar ligeramente de color pues tiene también mayor fotodegradación que el laminado. Siempre puedes volver a lacar las puertas, pero debes tener en cuenta que  para garantizar tienen exactamente el mismo color, laca todas de nuevo.

Puedes elegir entre numerosos colores, acabados y tipos de puertas lacada, desde brillos, mates, texturados, decapados o envejecidos.